viernes, 29 de diciembre de 2017

El Hospital Puerta del Mar (o la peor experiencia de nuestra vida)

Como os contaba en la entrada anterior , #minigatita nació el martes 16 de mayo de 2017, a las 23:22, con 46 cm y 2,650 Kg... y problemas para respirar.
Como nació en un hospital privado sin UCI pediátrica (de ahí lo del "posible" primer error que os contaba), hubo que trasladarla al hospital regional de la provincia, el Hospital Universitario Puerta del Mar de Cádiz. He de decir también, que era el único que la tenía en toda la provincia, por lo que daba igual donde hubiera nacido, porque aunque hubiera decidido dar a luz allí, la experiencia dudo que hubiese sido mejor.
Tras esperar unas horas para ver si mejoraba (según la pediatra presente en el parto, su vida no corría peligro y la tenían en una incubadora con oxigeno), a las 3 de la madrugada llegó una ambulancia para trasladarla. Papá se fue con ella y mi madre (la abuela lejana 💗) se quedó conmigo.
Hasta las 5 de la mañana papá no pudo ver a la pequeña, cuando le explicaron solamente que sufría algo llamado distrés respiratorio y que la tendrían en una incubadora unos días hasta que las analíticas mostraran niveles normales de oxigeno, CO2 etc... Hasta ahí se podría considerar que todo fue normal.
Al día siguiente, tras la revisión de la ginecologa, pedí el alta voluntaria y me fui a estar con ella. Ese día vi a la pediatra responsable de ella, la "doctora" Pamela... y en 11 días que estuvo mi bebe ingresada, ni yo ni papá volvimos a verla, ni ella volvió a ver a #minigatita. Toda la información que obteníamos sobre su evolución era a través de terceros, y en las rondas diarias que hacían otros pediatras a los bebes ingresados, veíamos como todos veían a los suyos, pero a ella nunca venía a verla nadie.
Tras 3 días de ingreso (y de sufrir malas caras y un trato muy despectivo por gran parte de las numerosas enfermeras que pasaban por allí), la peque empezó a ponerse amarilla (lo normal cuando a los recién nacidos no les da el sol) y la pusieron bajo la lampara ultravioleta, lo que significaba de 2 a 3 días más de ingreso. Al 5º día la pasaron de cuidados intensivos a intermedios, pero la experiencia no mejoró. Al 8º día pedimos una segunda opinión a otros dos pediatras, que nos dijeron, cito textualmente, "no se porque tienen aun ingresada a vuestra hija"... algo le tuve que hacer a Pamela el día que le pregunte "¿cómo esta mi hija?" que a mi y a nuestra niña nos puso la cruz...
La subordinada de Pamela, nos dijo que ésta consideraba que hasta que la niña no estuviera 3 días alimentándose solita, no podría irse, porque seguro que ingresaba de nuevo 2 días después... Cosa que te haría sentir bastante inútil pero, el problema no era #minigatita, ni siquiera nosotros... eran las enfermeras.
En el hospital, a los bebes les dan de comer SÓLO cada 3 horas (todos los que tenemos bebes sabemos que eso es una utopía... y más, por ejemplo, con los bebés de alta demanda), y como agravante, tienen que comer en 10 minutos (pequeños seres humanos que a duras penas manejan aún el arte de la succión). Las enfermeras les daban los biberones si los papas no estaban, pero si en 10 minutos no habían terminado lo que les correspondía, ¡sonda nasogástrica y a correr!.. Así no comía mi niña sola...
Nosotros pasábamos allí día y noche. Al principio yo llegaba a las 10 de la mañana y me iba a las 9 de la noche, y papá llegaba a las 3 de la tarde para comer conmigo y se iba a las 7 de la mañana porque mientras los bañan y les hacen los análisis no te dejan estar allí. Cuando pasó a cuidados intermedios podíamos estar allí a las 9 para darle el primer biberón. Un día que tuve que llegar más tarde porque tenía la revisión de los puntos del parto, cuando llegué me encontré a mi niña con una sonda nasogastrica para darle la leche "porque no comía"... y llevaba 3 días tomándose el biberón con nosotros sin ningún problema, TODAS LAS TOMAS. Así que después de este enorme paso atrás (y después de muchos descuidos y desinterés que vimos por parte del equipo del enfermeras) no nos volvimos a separar de ella, y tras 11 días interminables, OTRA DOCTORA nos dio el alta, y a día de hoy #minigatita tiene una salud mejor que la mía...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para salvaguardar tu privacidad, no se usarán los datos que facilites para ningún fin personal ni comercial. Las cookies que Google utiliza en esta web se utilizan para prestar sus servicios y analizar su tráfico.