viernes, 9 de marzo de 2018

Regalos útiles Parte I

Cuando no dispones de ayuda ninguna para cuidar al bebé, cualquier "artilugio" que te pueda permitir, por ejemplo, ir al baño sola, es SUPER VALIOSO 😪.
Al principio, la pequeña #minigatita sólo dormía en brazos, no quería cuna, cochecito ni cualquier tipo de superficie horizontal, lo cual dificultaba mucho llevar a cabo cualquier tipo de tarea rutinaria. Aprendí a ir por agua con ella en brazos sin despertarla (terminas desarrollando algún tipo de habilidad "ninja") y a comer sin soltarla. La verdad es que para ir al baño pues tenia que dejarla llorando en la cunita o en el capazo 😅.
Al poco de cumplir ella 2 meses, como llegado del cielo, llegó el día de mi santo un paquete de Amazon de parte de los "abuelos lejanos". Cuando lo abrí, era una hamaquita de Fisher-Price para Luna. Después de montarla (con ella llorando en el capazo) la calmé, la coloqué en la hamaca y... magia... estaba tranquila, callada y hasta se le veía a gusto 😍.
La hamaca tiene un sistema de sujeción de 3 puntos para mayor seguridad del bebé, una barra desmontable con juguetes colgantes para que el bebé se distraiga y juegue y además tiene un modo "vibración" para calmar al bebé cómo cuando pasea en el cochecito. Es muy resistente, el asiento de tela se desmonta con facilidad para poder lavarlo y se puede lavar a maquina y con lejía, y sale cómo nuevo. Es apta desde el mes hasta los 3 años (o los 18 kilos).

#Minigatita al principio se dormía, y como se balancea con mucha facilidad, su propia respiración la mecía y se echaba ahí largas siestas. Ahora con 9 meses ya no duerme tanto, pero le encanta jugar con sus peluches sentada en la hamaca y ver sus dibujos, aunque de vez en cuando si que me la encuentro echándose una siestecilla. Lo mejor es que puedo llevarla de acá para allá y tenerla cerca mientras limpio o cocino y ella está cómoda, segura y entretenida.

ACTUALIZACIÓN JUNIO 2018: #Minigatita ya tiene 13 meses, y después de pasar un rato investigando a gatas o jugando en su parque, suele pedir que la pongamos en la hamaca para ver la tele o dormir un poco. Como es bastante grande y tiene mucha fuerza, una vez volcó la hamaca (también es cierto que se enganchó a algo y tiró de su propio peso, pero no le pasó nada). Desde entonces, la ponemos en la hamaca con la barra de tope que tiene en la parte inferior delantera, algo parecido a una pata de cabra jajaja. Con eso ya no se balancea, pero tampoco vuelca por lo que está tumbadita y tranquila (y nosotros también).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para salvaguardar tu privacidad, no se usarán los datos que facilites para ningún fin personal ni comercial. Las cookies que Google utiliza en esta web se utilizan para prestar sus servicios y analizar su tráfico.